EL INSECTO

 

El Gusano Barrenador del Ganado es la larva de una mosca cuyo nombre científico es Cochliomyia hominivorax (coquerel, 1958). Este parásito es perjudicial, en términos de producción y mortalidad para todos los animales de sangre caliente, entendiéndose como tales al ganado vacuno, porcino, ovino, equino, animales silvestres y mascotas; inclusive el ser humano no se escapa al ataque de este insecto.

 

MÁS SOBRE EL GUSANO BARRENADOR DEL GANADO:

  1. Taxonomía del Insecto
  2. Patología
  3. Ciclo de Vida
  4. Signos Clínicos de una Infestación

TAXONOMÍA DEL INSECTO

REINO: Animal
FILO: Artrópoda En este grupo se encuentran los vertebrados con extremidades articuladas.
CLASE: Insecta Incluye todos los artrópodos con tres pares de patas.
SUB-CLASE: Pterygota Insectos con alas.
ORDEN: Díptera Insectos con un par de alas y otro par modificado que sirve como estabilizador de vuelo (halterios). A este orden pertenecen las moscas y zancudos.
DIVISIÓN: Endopteygota Insecto con formación de alas interna. La formación de las alas se inicia en la fase larvaria internamente y se manifiesta completamente en la fase adulta.
FAMILIA: Calliphoridae Moscas que producen miasis. La mayoría se alimenta de tejido muerto, exceptuando a Cochliomyia hominivorax, que se alimenta de tejido vivo.
GÉNERO: Cochliomyia Cochlio (Latín): En forma de espiral o tornillo
Myia (Latín): Mosca
ESPECIE: hominivorax Devorador de hombre

PATOLOGÍA

Los efectos patológicos de las infestaciones de la mosca del Gusano Barrenador del Ganado en el huésped parasitado pueden dividirse en cuatro grandes componentes:

  1. Un efecto traumático, causado por las larvas al desagarrar los tejidos del huésped con los órganos bucales en forma de gancho.
  2. Un efecto irritante, causado por el movimiento barrenador constante de las larvas dentro de la herida.
  3. Infecciones secundarias de heridas exudativas, causadas por otros organismos contaminantes, como bacterias, virus, protozoos y hongos.
  4. El efecto tóxico causado por las excreciones larvarias de productos de desecho.

Un animal infestado puede sobrevivir sólo unos días si la infestación es grave y no se trata pronto. Aún con tratamiento, en particular si se demora, las infecciones secundarias pueden difundirse por el torrente sanguíneo y provocar artritis, enteritis y septicemia.

Las excreciones del Gusano Barrenador del Ganado producen necrosis del tejido infestado, que por su olor, atrae otras especies de dípteros que infestan la zona externa mientras los gusanos barrenadores siguen agrandando y ahondando la herida.

Los factores que contribuyen a la muerte son:

  1. Las infecciones secundarias causadas por bacterias y otros microorganismos.
  2. La toxemia y la pérdida de líquidos.

CICLO DE VIDA

Al igual que otros insectos la mosca del Gusano Barrenador del Ganado tiene cuatro fases o etapas en su ciclo de vida las cuales son: adulto, huevos, larva y pupa.

Adulto: Son de color azul – verdoso brillante (metálico), sus ojos de color rojizo anaranjado. En el caso del macho están unidos (holópticos), en la hembra existe una separación ente ambos ojos (dicópticos), son aproximadamente el doble del tamaño de una mosca doméstica.

Los machos son sexualmente activos y pueden copular varias veces en el transcurso de su vida adulta. Mientras que las hembras copulan una sola vez durante su vida y cuando ovipositan pueden poner entre 10 y 1,600 huevecillos (3,000 en algunos casos) en tres o cuatro grupos de 10 – 400 cada uno. Esta oviposición la realizan en los bordes secos de las heridas de los animales de sangre caliente (buscando la parte más dura y sin fluidos, generalmente hacia un lado de la misma). Puede ser desde un piquete de garrapata hasta una herida más grande, corte de ombligo de recién nacidos, descorne, castración, rasgaduras por alambrado, vulvas de vacas recién paridas, etc.

Los adultos poseen una capacidad excepcional de desplazamiento hasta de 290 kms, en menos de dos semanas. Este traslado lo hacen aprovechando corredores de sombras ofrecidos por la vegetación.

 

Huevo: Son de corta duración por lo que no suelen ser recolectados frecuentemente en esta etapa para su identificación.

Son depositados en masas (queresas) en los bordes de las heridas de los animales de sangre caliente, presentando generalmente, una colocación o disposición ordenada (en forma de techos de tejas), estando todos orientados en la misma dirección y unidos entre sí por un cemento sólido, lo que hace difícil su separación. Este orden puede ser alterado por la falta de reposo o quietud del hospedador en el momento de la postura (golpes de la cola sobre la herida, mordiscos, patadas, rascarse con las extremidades, revolcarse en el pasto o tierra, entre otros.)

Cada huevecillo tiene una envoltura externa resistente llamada corion (con apariencia reticulada o de encaje), que contiene un embrión el cual se transforma completamente en larva de primer estadío antes de la eclosión. La cinta de eclosión o sutura dorsal es una línea débil a lo largo del huevecillo desde el opérculo hasta el extremo contrario, la cual se abre en el momento en que la larva de primer estadío está lista para salir, y entre 11 – 21 horas después de la postura.

Larva: Es el estadío que suele encontrarse de forma más frecuente en los casos de miasis. La instación del gusano es causada por la larva (parásito obligado) de la mosca Cochliomyia hominivorax.

Sus lesiones son típicas, grandes y profundas, con exudados odoríferos altamente desagradables que se hacen más atractivos para las hembras grávidas.

En este ciclo evolutivo se aprecian tres estadíos larvarios, cuya duración oscila entre 4 a 8 días, según lo detallaremos a continuación:

  1. Larva de primer estadío: Al salir del huevecillo se introduce en la herida y su diferenciación con otras especies a este nivel de desarrollo no es confiable. Empleando la técnica de observación morfológica externa se determina que posee dos espiráculos y en cada uno se encuentran uno o dos orificios respiratorios ovalados extremadamente cercanos entre sí hacia la parte inferior, viéndose en forma de “V”. El peritrema no es visible; los tubérculos que rodean la cavidad anal todavía no están claramente definidos. Durante este estadío el elemento taxonómico quizás más importante para su identificación es el esqueleto cefalofaríngeo.
    Los dos elementos que se utilizan a este nivel son:
    – El tamaño del esqueleto es más corto que en otras especies.
    – La presencia de escleritos orales. Accesorios que no están presentes en los siguientes estadíos larvarios de la misma especie.

    Caso de larvas de GBG en humanos.

  2. Larva del segundo estadío: Alrededor de cada segmento de su cuerpo posee gran cantidad de espinetas de 1,2, ó 3 puntas (bífidas o trífidas). Los espiráculos anteriores son totalmente visibles y poseen de 7 a 9 prolongaciones o lóbulos en forma de dedos. Los espiráculos posteriores son también visibles y se aprecian con peritrema incompleto, el cual rodea los dos orificios respiratorios que tienen mayor separación entre sí que en el estadío anterior. Aparecen los troncos tranqueales pigmentados a nivel de la mitad del último segmento. Se observa un poco más definido los procesos carnosos de la protuberancia anal.
  3. Larva de tercer estadío: Esta fase larvaria es en la que mejor se puede identificar al Gusano Barrenador del Ganado. Al final de “la muda” tiene un color blanco cremosos y la larva madura adquiere un color rojizo antes de pasar a la siguiente fase de pupa. Es una típica larva califórida, con cuerpo cilíndrico, truncado posteriormente y los segmentos rodeados por anillos de espinas. Estas espinas son largas y robustas y en su mayoría poseen una o dos puntas, pudiendo llegar a tener tres puntas (trifucardas). Los espiráculos anteriores pueden tener de 8 a 12 prolongaciones cada uno, pero en general poseen de 10 a 12. Los espiráculos posteriores tienen un peritrema incompleto de color oscuro, existiendo dentro de cada uno de ellos tres orificios o hendiduras respiratorias. Los troncos traqueales tienen una pigmentación oscura desde los espiráculos hasta el décimo o noveno segmento y pueden ser visualizados en la superficie dorsal posterior. En la protuberancia anal las espinetas están dispuestas horizontalmente.
  4. Pupa: Cuando la larva de tercer estadío ha llegado a su total madurez sale espontáneamente de su huésped, cae al suelo, se desplaza unos cuantos centímetros y se entierra de 10 a 12 c.m. Es en este período donde se da inicio la fase de pupa en la cual la larva sufre una fuerte serie de transformaciones para dar origen a la fase de adulto. En esta fase se forma el pupario, producto del endurecimiento de la piel de la larva y en su superficie pueden observarse las bandas de grandes espinas que rodean los segmentos de dicha larva; es de color pardo rojizo y tiene forma cilíndrica, redondeada en ambos extremos y mide aproximadamente 10.2 mm de largo por 4.3 mm de ancho. La duración de esta fase será altamente influenciada por las variaciones de temperatura, humedad y el suelo en el que esté expuesta.

SIGNOS CLÍNICOS DE UNA INFESTACIÓN

La infestación comienza cuando los huevos del Gusano Barrenador del Ganado incuban en la herida de un animal o huésped y las larvas proceden a alimentarse de la carne viva de él. Es un poco difícil ver a simple vista en una herida, la presencia de larvas del gusano barrenador en sus primeras etapas de vida; sólo se pueden observar movimientos muy leves. A medida que la larva se alimenta, la herida se agranda gradualmente, convirtiéndose en una llaga más amplia y profunda.

En esta etapa es frecuente que las moscas hembras hayan puesto otros huevos dentro de la herida, desarrollándose así una infestación múltiple. Las heridas infestadas a menudo sangran y despiden un olor muy peculiar. También puede darse, que las heridas sobre la piel se ven pequeñas, sin embargo debajo de éstas tienen cavidades grandes donde se albergan las larvas alimentándose activamente.

Los animales infestados con las larvas del Gusano Barrenador pueden llegar a morir en pocos días si las heridas no son curadas. Estos animales sufren de malestar general, inapetencia, y las hembras producen menos leche.

Típicamente, estos animales se separan del resto y buscan áreas con sombras o aisladas donde echarse.

El Gusano Barrenador del Ganado ha afectado gravemente a la ganadería en el Continente Americano, y especialmente al ganado vacuno. Las heridas causadas por descorne, la castración, el marcado a hierro, las picaduras de garrapatas, y en particular el parto son muy atractivas para la oviposición de las moscas hembras.

Las pérdidas económicas producidas son grandes, porque aunque los animales afectados no siempre mueren, su susceptibilidad a otras enfermedades aumenta, la producción de carne y leche disminuyen y el cuero queda dañado.

Adicionalmente, el costo de la mano de obra necesaria para la inspección y tratamiento del ganado y el costo de los propios tratamientos pueden ser muy altos. Los animales silvestres probablemente sufren un efecto aún más devastador porque son inmanejables y no pueden beneficiarse de las medidas de tratamiento y protección de que gozan los animales domésticos.